Vitoria Gasteiz, the European Green City

Un casco medieval encantador, un anillo verde reconocido en toda Europa, unos pintxos exquisitos, un diseño urbanístico ejemplar y todo un modelo de ciudad que, a día de hoy, es referente por combinar perfectamente el señorío de una ciudad con más de mil años de historia reflejada en sus múltiples monumentos con unos parques y paseos arbolados que permiten y motivan a circular en bici, hacer footing o bien pasear respirando esa bomba de oxígeno que han sabido insertar en la ciudad alavesa como en ninguna otra y es por eso que fue nombrada en el 2012 European Green City.

Mi visita a Vitoria Gasteiz, la ciudad más comprometida con el medio ambiente (es la ciudad con más zonas verdes de España con 42 metros cuadrados por persona), empieza casi raspando el medio día y me recibe con lluvia intermitente que a lo largo del día se acentuaría a ratos, llegando a ser intensa, con un fuerte viento y frío que me hizo comprender porque coloquialmente se la conoce como “Siberia Gasteiz“.

Mi primera parada fue en esta preciosa plaza.

Plaza de España

Plaza porticada de estilo neoclásico donde está  el Ayuntamiento, algunos bares y cafeterías donde poder tomar sus famosos pintxos que hacen que esta ciudad también tenga una buena fama a nivel gastronómico.

Construída a finales del S. XVIII , se realiza con la idea de unir el casco antiguo con el nuevo ensanche. Ha tenido varios nombres para definirla como Plaza de la Constitución, Plaza de Alfonso XIII o Plaza de la República. Lo curioso es que el cambio era debido normalmente por temas políticos y el nombre se grababa en la marquesina del Reloj que, debido a tantas variaciones, al final nadie podía leer muy bien cómo se llamaba la plaza y mucha gente irónicamente empezó a llamarla “Plaza del Borrón“.

IMG_20160412_132755 (Copiar)

IMG_20160412_132716 (Copiar)

Como se me hace la hora de comer, en seguida me animo con algo muy vasco: el Txikiteo, que consiste en ir de pintxos por las tabernas de la ciudad.

Entro al Bar Aldama en calle Postas, donde me paso un buen rato decidiéndome por cuáles debo apostar porque sinceramente cuando los ves tan bien puestos empezaría por una punta del mostrador y terminaría por la otra. Lo acompañé de un rico vino de la zona y cogí fuerzas para empezar la que sería mi ruta por la ciudad.

IMG_20160411_155736774 (Copiar)

Empiezo por la zona vieja o medieval que es declarada Conjunto Monumental en 1997 y quizás para entender bien lo que me espera es conveniente informarme un poco de la historia de esta ciudad porque al fin y al cabo los cascos antiguos no dejan de ser todo lo que la historia ha ido dejando en ellos:

Gasteiz ocupaba un lugar estratégico para ser convertida en fortaleza y así asegurar el control de la Llanada.
Por ello, el Rey de Navarra, Sancho VI el Sabio, ocupó Gasteiz y fundó Vitoria en 1181, cumpliendo una función militar durante los primeros años de su fundación. Es en 1200, cuando el Rey de Castilla, Alfonso VIII, invadió tierras alavesas, pasando entonces Vitoria a pertenecer a la corona castellana, exceptuando un breve período entre 1368 y 1373, en el que la ciudad volvió a la dependencia de Navarra con Pedro I.

La ciudad de Vitoria (antaño caracterizada por sus tradiciones conservadoras), cambió a partir de la década de 1950 cuando se inició una fuerte industrialización que produciría una transformación de la ciudad en todos los aspectos, sobre todo los demográficos y sociales, pasando a ser de una pequeña ciudad de servicios y administración a una ciudad industrial que batió récords de crecimiento demográfico relativo en toda España.  Así, de la década de los 60 a los 70 casi duplicó su población, por la gran cantidad de trabajadores inmigrantes recibidos.
IMG_20160411_160428 (Copiar)

Plaza de la Virgen Blanca

Sin dudas es la imagen más emblemática de Vitoria por lo que no imagino a nadie que visite la ciudad y no quiera hacerse una foto aquí y llevarla como recuerdo (yo no iba a ser menos).

Punto de encuentro para los vitorianos y, desde luego, lugar con una vida y movimiento que contagia, rodeada de bares y cafeterías con un monumento en el centro que nos recuerda la Batalla de Vitoria uno de los acontecimientos más decisivos en la Guerra de la Independencia, rememorando la expulsión de las tropas francesas, con la victoria de las tropas del General Wellington y el General Álava, el 21 de junio de 1813.

Al fondo, se aprecia la Iglesia de San Miguel en cuyo interior se encuentra la Virgen Blanca, Patrona de Vitoria Gasteiz y es debido a ello que la plaza lleva su nombre.

En esta plaza es donde normalmente tienen lugar los acontecimientos festivos más importantes de la ciudad como la bajada del Celedón, que en agosto inicia las fiestas de la Virgen Blanca.

IMG_20160411_163527338_HDR (Copiar)

A partir de estos momentos, mi camino va hacia arriba para adentrarme en su casco viejo, conocido como la almendra porque si lo miras desde arriba tiene forma de este fruto seco. Me esperan escaleras y y calles empinadas por las que voy viendo toda la zona medieval.

IMG_20160411_164621375 (Copiar)

Estatua de Celedón

Realizada en bronce en el 2005 por Ángel Benito Gaztañaga se inspira en José Luis Isasi, la primera persona que encarnó al Celedón en las famosas fiestas de Vitoria.

IMG_20160411_165149209_HDR (Copiar)

Celedón es el personaje que con su llegada, bajando del cielo con un paraguas, abre las fiestas patronales de Vitoria.
Las fiestas de  se celebran en honor a la Virgen Blanca, cuya festividad se conmemora el 5 de agosto. Los festejos dan comienzo un día antes con la Bajada de Celedón que se realiza en la Plaza de la Virgen Blanca ante una gran multitud que recibe al personaje encendiendo puros y abriendo botellas de champán.
Desde lo alto de la torre de la Iglesia de San Miguel, a las seis de la tarde, después de tirar el chupinazo, baja Celedón (un muñeco suspendido por una cuerda) “volando” sobre toda la gente con su paraguas abierto, llega a un balcón del que sale, ya convertido en humano para pasar en esta ocasión caminando entre la multitud. De ahí se dirige hasta la balconada de la Iglesia desde donde da un discurso alentando a todo el mundo a la diversión e inaugurando de esta forma las fiestas de la Virgen Blanca. Posteriormente en la noche del 9 al 10 de agosto abandona la ciudad volando hacia el cielo vitoriano, despidiéndose hasta el siguiente año.

Los Arquillos

Con sus edificios escalonados y soportales, salva el desnivel existente entre el casco antiguo y el ensanche, uniendo la plaza del Machete con la de España.

IMG_20160411_165539293 (Copiar)

Cuando voy llegando a este punto, empezó el clima a jugarme una mala pasada y entendí cómo a veces un paraguas no sirve de nada y hay vientos que son capaces de destrozarlos en un segundo. A mi, que vivo en el Sur, estos tiempos no me son muy favorables y la verdad que no los domino muy bien, así que con los pies empapados, el pelo mojado y luchando contra viento y marea, me armé de paciencia y fui refugiándome por cualquier edificio que me lo permitiera y a esto le llamo yo: “Sarna con gusto no pica“, pero la verdad que tiene uno que sentir una pasión muy fuerte por viajar cuando a pesar de estos días mantenemos el tipo.

IMG_20160412_132635

En esta zona de la ciudad se encuentra gran parte del patrimonio monumental medieval más interesante pero debido al clima lo ví como pude y tuve que contentarme con escasas instantáneas e ir encaminándome hacia la parte baja de la ciudad (sino quería arriesgarme a acabar visitando Vitoria Gasteiz en canoa).

Parte Amurallada

Rodea el Centro medieval y fue construida durante la segunda mitad del S XI aunque se han encontrados restos que indican que puede haber alguna parte de ella con más antigüedad.
Al encontrarse en la cima de la colina, sirvió para que se convirtiera en fortaleza defensiva, protegiendo los Reinos de Castilla y Navarra durante los Siglos XI y XII.

IMG_20160411_182722

Murales

Desde luego algo que no deja de sorprender de Vitoria son sus murales que van aumentando cada año, sobre todo por las calles más céntricas. La iniciativa permite ir rehabilitando el casco histórico y ya se hacen visitas organizadas que te llevan por el itinerario con explicaciones de lo que simboliza cada una que suele ser, en gran medida, la historia del lugar donde están situadas.

Son murales pintados en talleres colaborativos de ciudadanos voluntarios que pertenecen a la Asociación “Muralismo Público y aunque está dirigido por profesionales, es la gente llana del pueblo y de cualquier edad o profesión los que realizan estas obras de arte.

IMG_20160411_182657 (Copiar)l

IMG_20160411_182741 (Copiar)

Poco a poco voy bajando de la parte alta de la ciudad. Me encuentro un ascensor que  ayuda a evitarte unas buenas rampas y  facilita el acceso a poder pasear por las calles del casco medieval (Correría, Cuchillería, Zapatería, Herrería, etc. ) es algo imprescindible si visitas Vitoria.

IMG_20160411_182832 (Copiar)
IMG_20160411_175314492_HDR (Copiar)

Una vez abajo, llego a una parte de la ciudad que se conoce como el Ensanche. Se trata de un barrio elegante que cuenta con una importante riqueza artística, tanto por sus elegantes edificios como por las esculturas que adornan sus calles y plazas peatonales. Es el barrio central y comercial de la ciudad habitado, en gran parte por la clase alta y la clase media alta, realizado durante el siglo XIX.

Catedral Nueva

La podríamos llamar “ la Catedral inacabada” y no por ello no merece una visita porque es preciosa, aunque le falte el pórtico y dos torres gemelas que son similares a las de Notre Dame en París.

Llamada Catedral de María Inmaculada, comenzó a edificarse en 1907 y aunque llegó incluso a celebrase con la presencia del Rey la colocación de su primera piedra, las obras se detuvieron 7 años más tarde con un presupuesto excedido y la llegada de un nuevo obispo.

En 1946 se retomó su construcción con un ritmo lento y, aunque nunca llegó a finalizarse del todo, se abrió al público en 1969.

La verdad es que me gustó mucho, todo el entorno es precioso.
IMG_20160411_174033970_HDR (Copiar)

IMG_20160411_182856 (Copiar)
IMG_20160411_212711 (Copiar)

Entre paseo y paseo entro a una pastelería a comprarme algo tan típico como es el “Pastel Vasco” (rico rico, ¡y lo siguiente!). Es un postre originario del País Vasco francés. En principio no tenía nombre, así que los que pasaban por allí y lo comían lo llamaban el pastel de los vascos y así se quedó. En sus inicios estaba relleno de la fruta de la zona (cerezas y moras), después se sustituyó el relleno por crema, y hoy en día podemos encontrar multitud de variedades. El que yo tomé era de leche, mantequilla, harina, azúcar, huevos, canela y azúcar glas.

¿Qué cuántas calorías tiene?… shhhhhhhhhhh, ¡¡yo me lo comí en secreto que así no engorda!!

IMG_20160411_174654207 (Copiar)

Paseo de la Florida

Se le considera el parque por excelencia de la ciudad. Fue creado como Jardín Botánico en 1820. Con un estilo romántico y clara influencia francesa, contiene fuentes, riachuelos, estatuas (algunas dedicadas a músicos de jazz) y una enorme variedad de especies vegetales que, en sus 35.000 mts de superficie, resulta una verdadera bomba de oxígeno en plena ciudad. Desde luego, cuando paso no puedo más que dejarme disfrutar admirando algo tan bonito.

Habían muchos fotógrafos (sobre todo sacando instantáneas a las plantas) y bastante trasiego de personas. Con una luz preciosa y raspando el atardecer, me dejó fotografías tan bonitas como estas:

IMG_20160411_212641 (Copiar)

IMG_20160411_212615 (Copiar)
Quiosco de música donde suelen tocar bandas en vivo.

Soy bastante aficionada a la música por lo que no podía dejar de llamarme la atención esta escultura que está dedicada al músico Winton Marsalis, relacionado con el prestigioso Festival Internacional de Jazz de Vitoria.

IMG_20160411_200422839 (Copiar)

Partiendo del Paseo de la Florida, encuentro el Paseo de la Senda, prácticamente unidos, enlazando todo lo que es el parte del anillo verde de la ciudad. Lleno de castaños y con más de 2 kms de longitud, está repleto de gente paseando, corriendo, y buena parte de los edificios emblemáticos de Vitoria se encuentran aquí.

 

IMG_20160411_212546 (Copiar)

Pasear por esta Avenida no requiere ni comentarios, creo os podéis imaginar cómo me pude sentir:  ¡maravillosamente bien!.

La casa de las jaquecas

Un nombre muy original y que muchos turistas ni tan siquiera conocen que existe como tal y es que cuando te fijas en la fachada, comprendes el por qué los vitorianos la llaman así. Resulta que tiene unas figuras esculpidas con forma de mujer, aguantando sobre sus cabezas los balcones de una casa blanca preciosa, situada justo en la esquina donde la senda se convierte en Paseo Francisco de Vitoria.

IMG_20160411_201158822 (Copiar)

IMG_20160411_200828957 (Copiar)

Palacio de Ajuria Enea

Ejemplo de arquitectura señorial vasca que es sede de la presidencia del Gobierno Vasco, además de residencia del Lendakari desde 1980.

Lo había visto tantas veces en televisión que casi pude imaginarle al Lehendakari en la puerta recibiendo visitas oficiales.

IMG_20160411_212913 (Copiar)

Museo de Bellas Artes

Situado en la casa-hotel del Conde de Dávila, construida en 1912. Con unos jardines bellísimos.

 

IMG_20160412_132540 (Copiar)

 

Mi recomendación:

Para dormir escogí el Hotel Centro Vitoria, un alojamiento con decoración moderna, habitaciones sencillas pero con todo lo necesario para sentirte cómodo. Situado al ladito del centro de Vitoria y con muy buena relación calidad-precio.

IMG_20160411_143717271 (Copiar)

IMG_20160411_204136880 (Copiar)

Para disfrutar de un café, el Parador de Argomániz. Un Palacio renacentista situado a pocos kilómetros de Vitoria y en la pequeña localidad de Argomániz. Resulta un lugar super agradable, tranquilo y relajante donde pasé un buen rato tomando un rico café y leyendo.

Sientes que el tiempo se para y al estar situado en una zona apartada no se escucha el menor ruido con lo cual la sensación de relax es máxima.

Tiene la belleza elegante clásica de un parador, ese estilo que sólo la red de paradores a la que soy fiel siempre en mis viajes, sabe plasmar en cada uno de sus rincones.

Agradecer desde aquí al personal que tan amables me enseñaron zonas menos accesibles al público de cafetería y un grato recuerdo de mi pasada por allí, para todos ellos con los que compartí un rato de charla que me hizo aún más agradable la parada.


IMG_20160411_115452528_HDR (Copiar)

IMG_20160411_120230 (Copiar)

IMG_20160411_115547683_HDR (Copiar)

IMG_20160411_115707067 (Copiar)

IMG_20160411_124621613 (Copiar)

IMG_20160411_120417495 (Copiar)

IMG_20160411_124912077 (Copiar)

Si viajas a Vitoria y no sabes qué hacer, aquí te dejo unas pocas de sugerencias:

Vitoria Gasteiz, la ves, la sientes.

¡Agur!

YOU MAY ALSO LIKE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *