¿QUIERES SER VIAJERO? . ¡VIAJAR PARA DESCUBRIR Y DESCUBRIRTE !

A todos nos llega un momento en el que nos paramos a reflexionar si la vida que llevamos se corresponde con la vida que deseamos llevar… ¿Estoy en el lugar en donde quiero estar?, ¿ Soy feliz con lo que hago?.

Desde niños recibimos mensajes que nos dicen cómo deberían ser nuestras vidas, nos inculcan las “normas “, mecanismos de control a muchos niveles resultando nefasto para el ser humano que en el fondo de su ser detesta esa pérdida de libertad y autocontrol hacia lo que debe ser más suyo… Su propia vida.

Existen personas que ya les viene bien que otros controlen, otros les dicten las pautas a seguir y se convierten, para más inri, en auténticos defensores de los “establecido” y detractores de todos aquellos que no aceptamos la “borregada” como forma de vida. Un sistema que va en contra de nosotros mismos y que se nos encaja a través de la educación o la justicia.

Qué difícil es para un alma que despierta encontrarse con una corriente que va en el sentido opuesto.

Cuando despiertas, cuando eres consciente que vas contrarriente de tu propia felicidad, esa que te dice al oído lo que quieres SER, donde quieres ESTAR y qué situaciones te llevan a tu epicentro personal, esa que te permite amar libremente y expresarte a tu manera, todos los miedos desaparecen y la ilusión junto con el entusiasmo son el pasaporte que te llevan hacia tu propio camino.

Es el momento en el que hay que afinar la mente y abrir el corazón hacia lo desconocido, hacia las personas que se nos cruzan y hacia un mundo que es mucho más maravilloso en su esencia de los que teníamos consciencia.

Todos tenemos el derecho vital a poder cambiar nuestra parcela de vida y llevarla hacia donde queremos que esté, a ese lugar en donde conectamos con personas afines a nosotros y lugares que vibran en nuestra sintonía, resultando de ese cómputo una verdadera armonía con nosotros mismos. ¿ Estamos donde queremos estar, con quienes queremos estar y la mejor de todas, SOMOS?.

Entonces,es cuando aligeramos el equipaje, cuando damos más valor a lo humano que a lo material, cuando entendemos que hay algo que nos estamos perdiendo, que hay mil y un lugares por descubrir, comidas diferentes que probar y personas que hablan otro idioma y nos enriquecen con su cultura y sabiduría.

¿QUIERES SER VIAJERO? ¿SI? ENTONCES

Es el momento de coger la mochila, el trolley, los billetes de avión en líneas de bajo coste, buscar hostels y mirar guías de viaje que nos transporten hacia esos lugares que siempre hemos soñado y un día nos dijeron que no podían ser vividos ( ¡Qué ilusos!) 😕 .

Nos lanzamos a la aventura y empieza lo que va a ser el sentido de nuestra vida…¡VIAJAR PARA DESCUBRIR Y DESCUBRIRNOS !.

Ya nada vuelve a ser lo mismo,  porque siempre que regresas de un viaje vuelves distinto. De repente, te pasas horas en casa pensando que quieres volver a viajar, que una parte de ti ya no encaja en el que era tu mundo, y que nadie podrá quitarte jamás todo aquello que sentiste, todos esos recuerdos acumulados en el curricullum vital de tu vida que hacen que ésta sea merecedora de ser vivida.

Te engancharás, como una adicción, como una droga que necesitas en ciertas dósis y siempre te verás envuelto en proyectos viajeros y así entrarás en una espiral constante en la que te das cuenta que no eres de aquí ni de allá o que quizas, eres de todas esas partes del mundo que un día recorriste…

Fotografía tomada en Gante, Marzo 2017

María Luisa.

 

Cuando tu compras, no compras con el dinero, compras con el tiempo de tu vida que tuviste que gastar para ganar ese dinero.  Quiere decir que cuando tú estás comprando, estas comprando no con monedas sino con tiempo de vida humana, y es que la vida no solo se hizo para trabajar, la vida es corta, la vida hay que vivirla, y para vivirla hay que tener tiempo y tiene que ser tiempo libre.

Pepe Mújica

 

 

 

 

YOU MAY ALSO LIKE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *