Leitza, una Villa Navarra “de película”

Al Noroeste de Navarra, en el Valle del Leizarán y separada por escasos 50 kms de Pamplona, está esta preciosa villa que reúne todos los elementos de arquitectura típica vasca. Cuna de pelotaris de renombre y fiel seguidora de sus tradiciones, ofrece al visitante toda la esencia del País Vasco.

Llego por la noche a Leitza y mi primera impresión es que me encuentro en un lugar de auténticas raíces vascas, de esas profundas que tantas ganas tenía de ver. Debido al cansancio y la hora, me limito a instalarme en el hotel y bajar a su cafetería para cenar algo. Así que, con un rico pintxo de tortilla y una copa de vino (por supuesto de Navarra), me relajo charlando con Jon (dueño del hotel junto con su hermana Edurne), que me explica un poco las peculiaridades de la zona y me enseña un poquito a hablar vasco.

Eskerrik asko Jon! (como verás, no se me ha olvidado).

Me despierto y abro la ventana, es de día y ya puedo divisar el paisaje de Leitza con luz natural. La fotografía que me encuentro habla por sí sola: preciosa estampa de una localidad escondida entre montañas y refugiada por preciosos caseríos.

IMG_20160409_095959068_HDR (Copiar)
Vista desde mi habitación

Bajo a desayunar para reponer fuerzas donde coincido con Miriam y su marido (un matrimonio de Madrid). En su compañía y con una amena charla, hago tiempo para empezar mi visita. El desayuno estaba riquísimo: tostadas con mantequilla y mermelada junto a un rico café con leche que me supo a gloria.

IMG_20160409_101744017 (Copiar)

Tras el desayuno y bien abrigada (la zona es fresquita), me dispongo a hacer una visita rápida a esta bonita villa que hoy es más conocida, si cabe, por haber sido escenario natural de la película “Ocho apellidos vascos”.

Comienzo mi visita en esta fuente que está justo al lado de mi hotel y que me llama la atención enseguida: la construcción está realizada en piedra azul como en muchas de las casas. Esta piedra procede de la cantera local  y la madera (empleada en las ventanas, puertas u otras ornamentaciones) es auténtica de roble, procedente de los bosques que rodean Leitza. El suelo es adoquinado y puedo decir que la mezcla de todo ello con una luz natural teñida de niebla, hacen un ambiente bucólico que me recordaba, en algunos momentos, a escenas de películas inglesas tipo Sherlock Holmes.

IMG_20160409_110953549_HDR (Copiar)

Me dirijo hacia el Ayuntamiento por su casco viejo repleto de casonas, algunas con escudo, otras que lucen el nombre de la familia en su fachada, pero todas reflejando muy bien lo que es un pueblo típico de montaña vasco.

La verdad es que es una gozada perderte por esas callejuelas, cruzarte con algunos de sus cerca de 3000 habitantes que pasean entrecortados por el frío, haciendo las primeras compras del día y saludándome al pasar.

No cuesta mucho imaginar toda su historia plagada de guerras que ha hecho de Leitza una villa luchadora por su esencia y su sentir, perdiendo algunas batallas en el pasado que la llevaron a estar incluida en el reino de Castilla, siendo la más famosa la de Noiain en 1522.

Sufrió su etapa migratoria hacia los altos hornos de Vizcaya y hacia América, dejándola sin apenas habitantes. Pero ya en el siglo XX y con la aparición del ferrocarril, la instalación de una industria papelera y la explotación de hierro, vuelve a reflotarse y a tener esa vida propia que le corresponde.

IMG_20160409_111909160_HDR (Copiar)

Tras callejear un poco por la zona, me encuentro con la plaza del Ayuntamiento, que fue utilizado también como colegio, y construído en piedra gris azulada donde, bajo sus soportales, veo jugar a unos niños a la pelota vasca, un deporte muy instaurado en toda la zona y que me resulta muy curioso de ver practicar.

IMG_20160409_111600628_HDR (Copiar)

A los que visteis la peli seguro que os acordáis de estos dos escenarios: Uno es donde se queman los bidones de basura, el otro es el caserío donde vive Amaia y salta por la ventana vestida de novia.

IMG_20160409_111554598_HDR (Copiar)
bidones de la escena de “Ocho apellidos vascos”

 

ct4waQp (Copiar)
Caserío donde vive Amaia (en la película)

Cuando atravieso la plaza del Ayuntamiento, me encuentro con una vista espectacular de la Iglesia San Miguel, patrón de Leitza y única iglesia de la localidad, con porche neoclásico y una llamativa torre.

IMG_20160409_111741091 (Copiar)

 

IMG_20160409_111412135_HDR (Copiar)

Sigo paseando sus calles, admirando sus casas (a cual más bonita) para volver por donde empecé el paseo y recoger mis cosas para continuar con mi siguiente destino al que ya le dedicaré un post.

IMG_20160409_100040295_HDR (Copiar)La verdad es que pasear por esta localidad es algo que recomendaré siempre a todos los que paséis por Navarra, que, aunque sean unas horas, paréis y disfrutéis de una villa que yo denominaría “pintoresca y típica vasca” y que si, en un principio, puede atraer a muchos por la película, luego todo eso pasa a ser un segundo plano acaparando toda la atención lo bonito de un casco viejo que te sorprende en cada esquina.

Por no hablar del patrimonio natural que la rodea y del que pude disfrutar en mi camino hacia el Baztán. Unos bosques con unos contrastes de colores matizados por una luz tenue solar que apenas se filtra por entre los altísimos árboles y que me dejan la última estampa de un lugar que siempre se quedará como uno más de Mi Lugar en el Mundo.

IMG_20160409_122934055 (Copiar)

Nota: Y como toda villa que se precie de ser mágica, tiene sus propias leyendas entre la que más me llega es aquella que nos cuenta acerca del árbol ladrón y cuyo enlace os dejo por aquí por si alguien quiere saber un poquito más.

 

Mi recomendación:

Para dormir, Hostal Lopenea, una antigua casona restaurada y acondicionada de forma muy coqueta que te hace sentir como en casa y donde Edurne y Jon te atienden a las mil maravillas. ¡Un besito a ambos!

IMG_20160409_214955 (Copiar)
Fachada de Hostal Lopenea
IMG_20160409_214837 (Copiar)
Yo junto a Edurne y Jon.
IMG_20160408_214929890 (Copiar)
Baño de mi habitación
IMG_20160408_214859644 (Copiar)
Interior de mi habitación

 

YOU MAY ALSO LIKE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *