LA NUEVA TENDENCIA DE VIAJES: “SLOW TRAVEL”

También conocida como el “viajar despacito”, es una tendencia viajera que nos motiva a ir sin prisas y disfrutar con calma alejándonos de los “viajes exprés” e invitándonos a paladear los placeres más sencillos.

Pruébalo y me cuentas …  😉

El slow Travel nos muestra una filosofía de viaje sin prisas, con calma que nos aleja de ese continuo deseo de ver todo sin el debido tiempo , nos invita a integrarnos en el lugar, a saborear cada rincón, a llevarnos la verdadera esencia del destino. A buscar en los viajes un sentido más profundo que la mera compilación de lugares visitados.

Viajar despacito es mucho más que viajar; es disfrutar de los placeres más sencillos, es vivir intensamente cada momento disfrutando de cada paseo, cada parada, cada momento que curiosamente son los que más vamos a recordar después.

Vayamos despacito, con calma, sin prisas, dándonos la oportunidad de recuperar el equilibrio perdido en gran medida por la rutina de vida que normalmente llevamos.

En mi reciente visita a Amsterdam pude entender en su máxima expresión lo que significa esta forma de viajar, que no quiere decir que nos transforme en seres inmóviles, sino que nos acerca a vivir todo con otro ritmo, otra pausa y a dejar de ser coleccionistas de lugares para pasar a ser, coleccionistas de momentos vividos.

En la entrada dedicada a esta ciudad hice un especial hincapié en la idea de no estar tan pendiente de los monumentos, de lo típico y turístico y dedicarle un poco más al simple hecho de abrir nuestra alma al lugar que visitamos, a valorar, que al margen de lo que normalmente se visita en cada ciudad, hay una puerta abierta a experimentar y aprender de otras formas de vida, otras culturas, otros hábitos …

Dejemos abrir la mente a lo nuevo, a los retos que se nos plantean y que nos hacen descubrir en nosotros mismos unas características que no conocíamos. Vivamos el momento presente, lo que acontece en ese lugar de forma apacible y serena.

Hasta hace no demasiado tiempo mi forma de viajar era tan estresante que cuando volvía de un viaje necesitaba unas vacaciones para descansar de las vacaciones  🙄 . Con el tiempo me estoy dando cuenta que no es tan importante llegar a casa habiendo visto muchos lugares sino habiendo vivido plenamente aquellos que el tiempo me ha permitido desde una tranquilidad.

Cada vez mis paradas en los parques son mayores, mis cafés en las terrazas ya no se limitan a veinte minutos de descanso y volver a andar para cumplir con un planning que yo misma me establecía en unos límites fuera de lo normal.

Ahora paladeo el café, que también forma parte de la cultura del lugar, o el vino autóctono de la zona, o la comida elaborada con materias que la zona trabaja con especial profesionalidad, de una forma más lenta, observando el entorno, charlando con la gente que a lo mejor está sentada en la mesa de al lado o con el camarero que me cuenta todo aquello que no puedo ver en un folleto turístico.

Ahora no quiero almacenar lugares, quiero empaparme de vivencias. Quiero viajar más ligera, más slow, más auténtica, más de verdad.  Y todo eso no sólo lo empleo en los viajes, sino en mi propia vida donde cada día valoro más el tiempo que es el verdadero tesoro y que las horas son regalos para vivirlos en plenitud y en armonía pero desde un sosiego.

Anoche subí a unos de mis lugares favoritos en el mundo y que por suerte tengo a veinte minutos de mi casa, Benalmádena pueblo, y decidí vivirlo paseando, parándome a contemplar las vistas que los numerosos miradores me ofrecen en su parque, sus placitas, sus callejuelas adornadas con plantas y flores y la gente que al igual que yo deambulaba sin prisas, disfrutando de una luna preciosa que nos alumbraba a todos y llegué a mi Estupa (Estupa de la Iluminación, templo tibetano), me senté en un banco a respirar, a disfrutar de las vistas, saqué mi libro y estuve leyendo en el silencio de la noche y …

Os digo algo? …. Me sentí feliz, plena y consciente de que la vida es mucho más bonita cuando no la vives con un reloj, con un orden establecido, cuando simplemente haces lo que te hace feliz a tu propio ritmo, con un ritmo SLOW  😉

María Luisa

Julio, 2017

Fotografías tomadas en Amsterdam, Junio 2017

YOU MAY ALSO LIKE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *