AMSTERDAM. LA CIUDAD DE LA LIBERTAD

Amsterdam es una de las ciudades más modernas y cosmopolitas de Europa. Mucho más que canales y bicicletas, es una mezcla de culturas, viveza, alegría y diversión que te va atrapando a medida que la vas recorriendo. Con una mentalidad abierta, aquí las cosas tienen un sentido y una identidad propia que desafía al resto del mundo con esa provocación que la hace distinta al resto de las ciudades.

La podríamos definir como la ciudad de la locura, porque fue creada en medio de un delta, en la desembocadura pantanosa de un río, sobre unas marismas inestables de agua y arena, allá por el 1200 y no sólo ese dato la convierte en un reto digno de admiración, sino que además, con el tiempo, llegó a convertirse en la primera potencia del mundo en el comercio y las finanzas.

Quizás sea esa la esencia de su personalidad, quizás sea ese detalle el que se plasma en toda la ciudad que tanto nos engancha a todos los que hemos tenido la suerte de visitarla, quizás sea que es desafiante, auténtica, tolerante, libre y despierta nuestros sentidos más ocultos, nuestro ser más intrínseco y nos hace fluir con ella a aquellos que tenemos una personalidad afín a su filosofía.

Aquí todo vale desde el respeto, todo se acepta desde la naturalidad y todo luce en armonía aunque a algunas otras ciudades les pudiera parecer el caos. Así te llama la atención cuando llegas y ves un sinfín de bicicletas circulando a toda velocidad por unas calles donde el coche ha perdido protagonismo, donde ellas son las auténticas reinas y la prioridad, incluso por encima del peatón.

Donde la homosexualidad tiene incluso un barrio propio, aunque si no lo eres también eres bienvenido y así nos dan una lección al resto del mundo donde aún, a día de hoy y lamentablemente, en muchos lugares, verían esto como algo inaceptable.

Donde puedes entrar a un coffeeshop y pedir algo de hierba, por supuesto teniendo la edad adecuada y con un límite, y así acompañarlo al café como si de algo normal se tratase. Donde las prostitutas tienen sus derechos, su control y su lugar de trabajo, respetado por todos los Amsterdaneses y donde las casas lucen sin cortinas porque consideran que no tienen nada que ocultar al margen de que así pueden aprovechar mejor la luz solar, algo tan escaso en esta zona del mundo.

Y todo eso acompañado de una fisonomía preciosa, con unas casas súper chulas distribuidas en fila india a lo largo de los canales, un ir y venir de gentes de todo el mundo y todas las edades (predominando gente joven)  hacen que lleguemos y muchos nos plateemos la idea de quedarnos por mucho más tiempo del que teníamos previsto en un principio.

Con esa impresión desde el primer vistazo que le hago, llego a Amsterdam ya por la tarde y un bus me acerca al hotel, que para más suerte, se encuentra al borde de un canal y lo alberga una casa típica del S.XVIII.

Una vez instalada me dispongo a salir por la ciudad aprovechando que el hotel se encuentra situado en el Anillo Central y por tanto en seguida puedo llegar a la famosa curva de oro, que debe su nombre a la opulencia de sus mansiones, habitadas en el s. XVII por los armadores y negociantes más ricos de la ciudad.

Hoy día, la mayoría de estos palacetes están ocupados por bancos y consulados y es sin lugar a dudas, uno de los rincones más fotografiados de Amsterdam (yo no iba a ser menos  😛 ).

 

PLAZA LEIDSESPLEIN

Llego a la Plaza Leidsesplein, sin lugar a dudas la principal arteria de esta zona y donde se encuentran muchísimos restaurantes de todas las clases de comida, desde china, hindú, italiana, fast food y por supuesto la típica de holanda, así como discotecas, cines y teatros.

Durante el día, artistas callejeros ofrecen sus espectáculos y la plaza se llena de malabaristas, mimos, traga fuegos y músicos.

Si queréis ir de compras, Leidsestraat es una de las calles más saturada de tiendas de moda. Y como dato anecdótico os encontrareis con un “w.c” en medio de la plaza no apto para pudorosos. En fin, Amterdam y sus cosas … 🙄

Si os gusta tener referencias históricas, la zona de Leidseplein fue en otros tiempos un aparcamiento donde se dejaban los carruajes antes de entrar en la ciudad.

Un lugar lleno de vida y muchos traseúntes que se mezclan con los tranvías, las bicis y los coches y que conforme va anocheciendo va tomando forma y ambiente. Recomendado para visitar por la noche y hacer alguna cena.

Nosotros sacamos unas krokets de FEBO (consultar la entrada de Consejos prácticos de este blog) y más tarde nos sentamos a tomar unas frittes junto a uno de los canales.

Frente a la plaza se encuentra el Teatro Municipal, un enorme edificio neo-renacentista construido en 1894.

Este teatro es también el lugar de los éxitos deportivos. Cada vez que el Ajax (el equipo de fútbol de la ciudad) consigue un triunfo, los jugadores vienen a ese balcón y desde aquí lo celebran con la afición.

Como observareis por los carteles, coincidimos con el Holland Festival considerado el número uno de Holanda por lo que respecta a las artes escénicas más innovadoras. Acoge una combinación de artes escénicas, musicales de teatro, danza, ópera y otros tipos de música, así como artes visuales, literatura y arquitectura.


Y junto al Teatro encontramos el famoso Hotel American, un precioso edificio Art Deco que conserva todo el sabor de la arquitectura de los años 20 y en el que, pasó su noche de bodas, el 11 de julio de 1895, Mata Hari, la famosa bailarina y espía.

Hoy todavía se conserva esa suite, una de las más grandes de hotel, que no tiene número, sino nombre. Es, como no podía ser de otro modo, la suite Mata Hari.

Y poco a poco la noche se nos fue echando encima, me fui alejando del ajetreo de la Plaza Leidseplein y su fiesta y entonces ya de camino hacia su famoso “Puente Delgado” (Margere Brugge), pude descubrir otra Amsterdam; la de los puentes iluminados, la taciturna, la que te permite pasear relajada disfrutando de sus canales sosegados, sólo perturbados por algún barco con un grupo de chicos de marcha que llevan música a tope y van bailando con una típica ginebra en la mano.

Llegó el turno para encontrarme con la Amsterdam romántica, bucólica, la que vemos en las películas, esa que nos trasporta al éxtasis y nos invita a soñar despiertos, esa que creo que nunca olvidaré  🙄 .

. REGULIERSGRACHT

Este romántico canal, abierto en 1664, debe su nombre a un antiguo convento de religiosas regulares. Hoy es un lugar protegido que ofrece las vistas panorámicas más hermosas sobre los canales de Amsterdam. Desde el puente que lo cruza a la altura de Kerkstraat, se pueden contemplar los siete puentes que lo franquean.

 

MARGERE BRUGGE (Puente delgado)

Es un típico puente de estilo holandés, de madera blanca y levadizo a mano mediante un sistema de doble báscula. Estos puentes tradicionales fueron desapareciendo progresivamente y este es el único que queda.

Se construye para sustituir al viejo puente, no porque estuviera en mal estado sino simplemente porque no daba abasto al tránsito de personas. Se dice que el puente era tan estrecho, y de ahí vendría su nombre pues Magere significa delgado, que la gente tenía que pasar de una en una y de ahí que se tuviera que cambiar.

Cada 20 minutos se activa para que pasen las barcas de transporte fluvial y puedo asegurar que es toda una pasada contemplarlo por la noche ya que sus 1200 bombillas lo convierten en todo un espectáculo.

Tuve la suerte de encontrarme vacío el banco que veis en las fotografías. Una especia de embarcadero pequeño desde donde lo pude ver en primerísima fila e incluso pude recordar la famosa escena de la película JAMES BOND, donde Sean Connery lo atraviesa a toda velocidad allá por el año 1971 😯 .

Se dice que las parejas que se den un beso bajo el puente permanecerán unidas para siempre. Así que hay que dar un paseo en barco por los canales y cumplir con esta tradición tan típica de Amsterdam, a ver si funciona. 😳

Desde este punto retrocedimos sobre nuestros pasos, paramos en uno de esos bares-cafeterías que aprovechan las esquinas de los puentes para poner sus mesas y así ofrecernos el enorme lujo de poder tomar algo junto al canal donde nos pedimos unas frites, aunque yo me quedé con las ganas de degustar un pamcake de champiñones (no quedaban 😐 ) y luego nos dirigimos hasta el hotel para descansar puesto que al día siguiente nos esperaba la Free Tour por Amterdam.

DIA 2.

Amanece en Amsterdam, me asomo a la terraza del hotel, bajamos a desayunar y vamos planeando lo que será nuestro día completo en la ciudad, sin duda un día lleno de sorpresas que comenzaba con un desayuno de lo más completo en una mesita con vistas al canal…

¡ GOEDEMORGEN ! (Buenos días, en holandés) 😀

Por el camino fuimos disfrutando nuevamente de sus calles, sus canales y además entrando a alguna que otra tienda de souvenirs, donde me compré el escudito para mi mochila  :-).

Nos dirigimos hacia la famosa Plaza Dam, donde nos reuniríamos con Pedro para juntos disfrutar de tres horas inolvidables donde aprendimos historia y curiosidades sobre esta ciudad que nunca deja de sorprender.

Para más información acerca de esta Free Tour, entre a Dos días en Amsterdam.


El recorrido comienza en el Palacio Real, donde Pedro nos contará los orígenes de la capital holandesa y cómo un pequeño pueblo de pescadores pasó a dominar el comercio marítimo de la Europa de los siglos XVI-XVII, considerado como uno de los puertos más importantes del viejo continente.

Te Animas a pasear con nosotros ??… ¡ Comenzamos !

PLAZA DAM

La palabra “dam” significa dique en holandés. Y por tanto, la palabra Amsterdam significa “Dique sobre el río Amstel” (Amstel-dam).

No se puede decir que esta plaza sea de las más bonitas del mundo, ni que tenga un encanto especial o sea inolvidable pero si es preciso decir que aquí fue donde nació Amsterdam hace más de 800 años.

Es el lugar de las bodas reales, de las grandes proclamaciones, de las manifestaciones, el lugar de la “primavera” hippie del 70, de las fiestas, de los espectáculos callejeros…

PALACIO REAL

Construído en 1655 como el edificio del Ayuntamiento, siguió siéndolo hasta 1806, cuando a Holanda le pusieron un rey, Luis Bonaparte (hermano de Napoleón) al mando del recién creado Reino de Holanda.

Podría decirse que el edificio era el más noble de la ciudad y que estaba situado en el lugar más emblemático aunque no puede añadirse que sea un Palacio ostentoso o propio de un Rey si lo comparamos con el de otras casas reales europeas.

Aunque la capital de Holanda sea Amsterdam, los reyes viven desde siempre en La Haya y ese hecho ha producido que este palacio simplemente se use para los grandes acontecimientos, por ello, todos cuando llegamos allí podemos reconocerlo por las imágenes que nos llegan a través de las noticias, de los reyes saludando a la multitud en un balcón que curiosamente es más bajo de lo habitual  😯 .

LA NIEUWE KERK (Iglesia Nueva), junto al Palacio Real.

Surgió como relevo de la Oude Kerk ( Iglesia Vieja) y se convirtió en la iglesia más importante a nivel nacional donde los príncipes celebran su boda y son proclamados reyes.

Primero se convirtió al Protestantismo y luego, siglos después, acabó por dejar de ser un templo (algo frecuente en esta ciudad) para convertirse en un centro de exposiciones aunque sigue siendo el lugar donde se celebran las bodas y las proclamaciones de los Reyes de Holanda, siendo los actuales reyes, Willem-Alexander y la argentina Máxima Zorrieguieta, los últimos  en pasar por aquí.

OBELISCO

Justo enfrente del Palacio Real, se encuentra lo que es  el Monumento Nacional a los holandeses muertos en las guerras

En los años 60, la época de los hippies esta plaza se convirtió en todo un icono y símbolo de libertad para los jóvenes que empezaron a llegar de manera masiva reivindicando un mundo basado en la paz, el amor y la armonía universal, algo que ninguna otra ciudad como Amsterdam, tolerante, liberal y trasgresora, podría representar mejor.

Así, estas gradas se convirtieron en el cuartel general hippie de la ciudad y  en donde nació el movimiento  “De Damslapen” (la “Damdormida”), donde montones de chicos se amontonaban viviendo día y noche a la interperie, dando paso a una auténtica revolución social y haciendo de Amsterdam el centro de todas las miradas.

Se abrieron debates que en cualquier otro lugar hubieran sido tabú como el consumo de drogas, la libertad sexual, la prostitución y Amsterdam, fiel a su espíritu de encauzar mejor que prohibir, empezaba a convertirse en faro y guía para toda una generación.

Aquí nació otra historia que se culiminaría con la famosa “encamada”  de John Lennon y Yoko Ono, una semana entera en la cama en su “luna de miel” y con la puerta abierta para los periodistas,de 9 de la mañana a 9 de la noche) proclamando al mundo su lema :“No a la guerra”… de Vietnam.

Por lo tanto, cuando pases por esta Plaza, por este monumento, no olvides sentarte y sentirte uno más que reivindique el derecho a un mundo mejor, más tolerante, más humano y donde se dé paso a que podamos vivir en paz como hermanos y donde aprendamos a respetarnos y respirar un ambiente de tolerancia hacia los demás.

 

La siguiente parada nos lleva hacia el Barrio Rojo y la que es la iglesia vieja, la  OUDE KERK

Fue construida en 1302 y es el edificio más antiguo de la ciudad. La iglesia comenzó siendo una capilla de madera que con el paso de los años se fue ampliando hasta convertirse en una gran basílica gótica.

El interior de la iglesia Oude Kerk quedó sin decoración en 1566 por culpa del movimiento iconoclasta. En esta época los Calvinistas saquearon los templos católicos y destruyeron sus cuadros y estatuas.

Pedro nos explicó cómo una Iglesia podía convivir en medio de un barrio dedicado a la prostitución y lleno de luces de neón, aunque tratándose de Amsterdam no hay mucho que entender 😛 , a lo mejor es preferible tener cerca las cosas para controlarlas mejor.

Se dice que los marineros llegaban a este barrio con sed de mujer y ésta era satisfecha con el posterior pago a la iglesia que servía como penitencia y perdón por el pecado cometido. Así, una vez más, se viene a demostrar toda la hipocresía religiosa que siempre ha dominado el mundo… Hipocresía y negocio!! 😯 .

OUDE ZIJDE

Durante la edad de Oro, la Oude Zijde fue un importante centro mercantil. Los barcos navegaban por el Geldersekade hasta Niewmark, donde se pesaba la mercancía en el Waag antes de ser vendida en el mercado.
Hoy en día, el Zijde Oude incorpora la ciudad medieval, construida alrededor de la Oude Kerk, y el área al este, donde el desarrollo se inició en el siglo XV y continuó durante los siguientes dos siglos para dar cabida a los emigrantes judíos.

Seguimos paseando y sumergiéndonos en su historia, atravesando sus famosos canales y contemplando esa arquitectura tradicional que tacto impacta cuando descubres esta ciudad.

Pedro nos va desvelando todos los secretos, dejando siempre una parte oculta para que cada uno de nosotros tengamos nuestra propia impresión  de Amsterdam y nos va impregnando de toda la esencia que está plasmada en su ambiente, sus monumentos y en cada esquina que vamos descubriendo .

Nos explica la profunda huella dejada por españoles y franceses en la historia de la ciudad, así como los terribles episodios vividos durante la ocupación nazi y la resistencia que opusieron a ella los amsterdamers.

l

IGLESIA CLANDESTINA

Tras la Reforma, Ámsterdam se convirtió en una capital protestante en la que estaba prohibido el culto católico en público. Y la solución fue montar la iglesia a escondidas de las autoridades en el ático de esta casa, que hoy en día alberga el museo Amstelkring.

BARRIO CHINO

Este barrio está cercano al Rojo y aquí los nombres de las calles están en escritos en chino además de holandés.
Una de las mayores atracciones es el Templo Budista Fo Guang Shan He Hua (o Templo Zeedijk), construido al estilo tradicional chino.
Es el templo budista más grande de Europa, fue inaugurado en el año 2000 por la entonces Reina Beatriz, quien se convirtió en la primera representante de Estado que apoyaría el budismo públicamente.
Puede visitarse gratis todos los días hasta las 17hr., excepto los lunes.

Es una zona repleta de restaurantes asiáticos y centros de masajes así como tiendas de souvenirs y artículos orientales.

LA UNIVERSIDAD

¿Sabeis lo que marca la tradición para hacer cuando un universitario termina la carrera?… Tirar su bici al canal !! 🙄

COMPAÑÍA HOLANDESA DE LAS INDIAS ORIENTALES

Contruído en 1605, actualmente forma parte de la Universidad . Las dependencias se han ampliado varias veces para guardar especies, pimienta, porcelana y seda de las Indias Orientales.
La VOC se disolvió en 1800 y el Oostindisch Huis albergó por un tiempo la aduana. Más tarde lo ocuparon las oficinas fiscales estatales.

El importante cambio de diseño de 1890 destruyó gran parte de la decoración interior, aunque la fachada ha permanecido intacta en su mayoría.

COMPLEJO RELIGIOSO BEGIJNHOFKAPE

Allá por el siglo XIV se fundó este beaterio como lugar de residencia de las hermanas beatas, las Beguinas. Estas mujeres vivían como monjas, aunque con mucha más autonomía y libertad. En el siglo XVI la religión católica fue declarada ilegal. El Begijnhof fue la única institución católica que siguió existiendo, ya que las casas eran propiedad privada de las Beguinas, pero tuvieron que renunciar a su capilla. Más adelante se construyó una nueva iglesia detrás de las fachadas de varias casas, una iglesia clandestina, que aún puede visitarse.
La beata más famosa que vivió aquí fue la Beguina Cornelia Arens. Cornelia no quería que la enterraran en la iglesia, sino en la alcantarilla del patio. Sin embargo, al morir la enterraron en la iglesia. A la mañana siguiente el ataúd ya no estaba allí, sino en la alcantarilla, como ella quería.

Este hecho se repitió varias veces, hasta que finalmente se decidió que la alcantarilla se convirtiera en su tumba.
La última Beguina falleció en 1971.

Hoy en día las casas siguen habitadas, aunque ya no por Beguinas y aún se puede respirar  la espiritualidad que rodea al área donde se ubica la casa más antigua de la ciudad.

Está abierto diariamente de 09:00 a 17:00 h. En este horario se puede visitar también la capilla. Una vez dentro del beaterio sólo puedes pasar por los senderos destinados a los visitantes. Los demás pasos están cerrados con una verja.


CENTRO COMERCIAL MAGNA

Antíguo edificio gótico de correos del SXIX que actualmente alberga un centro comercial.

Ubicado a tan sólo unos pasos de la Plaza Damm.

En este punto despedimos a Pedro, agradeciéndole su tiempo y esa manera suya tan personal de transmitir todo lo que sabe de esta ciudad. Como se hizo la hora de comer, aprovechamos para zamparnos un bocata de esos de mejor no pensar qué es ni cuánto engorda  🙄 en un bar cercano a la Plaza Damm.

De ahí aprovechamos para ir al MERCADO FLOTANTE DE FLORES

El mercado existe desde la década de 1860. Antaño, los jardineros vendían flores desde sus propios barcos amarrados en el canal. Aquí se pueden encontrar todo tipo de flores, ramos… y por supuesto, los famosos tulipanes holandeses.

El Bloemenmarkt del canal Singel está en el centro mismo del casco urbano y es el único mercado flotante de flores de Europa, estando en barcazas que por supuesto son muy estables a pesar de estar sobre el agua y hacen las delicias de todos los transeúntes que nos acercamos por allí para disfrutar de toda la esencia y colorido.

Nosotros compramos tulipanes negros y azules para llevarnos y regalarselos a mi hija que es toda una jardinera  😀 .

Lunes a Sábado de 09:00h a 17:30h
Domingos de 11:00h a 17:30h

Muy cerquita del mercado nos adentramos en el famoso barrio Gay de la ciudad, donde se pueden ver las famosas banderas multicolor por todos los sitios.

De todos es bien sabido el talante tolerante de esta ciudad,  una tolerancia que ha convertido a Amsterdam en uno de los destinos LGBT más importantes de toda la Unión Europea.

No en vano,  siempre ha destacado por ser una ciudad abierta, refugio para todas las personas perseguidas por motivos religiosos o ideológicos desde hace siglos. Ya en 1987, la ciudad  inauguró el primer monumento a los gays, mientras que en el 2001el alcalde de Ámsterdam celebró el primer matrimonio gay de todo el mundo.

Allí hicimos una parada técnica en un Coffeeshop en la afamada calle Reguliersdwarsstraat , conocida como la calle del pecado y en donde eres bien recibido tanto si eres gay como si no, el Betty Boop.

En esta calle hay bares míticos como el Havana, en el nº 17, el Bulldog,el Ludwing II, o el Soho, uno de los cafés gays más grandes de toda la ciudad, con decoración estilo british: mucha madera, espejos, la tradicional chimenea y un ambiente variado que atrae a muchos gays, pero también a un número importante de heterosexuales.

¿Qué es un coffeshop?... Pués  es un bar normal dónde se puede adquirir legalmente marihuana y hachís. En Ámsterdam existen más de 200 coffeeshops, y son un lugar muy frequentado por los turistas y viajeros.

La marihuana o el hachís adrquirido en un coffeshop puede ser consumido en el mismo bar, mientras se toma un refresco o un café. También podrás llevartelo a tu hotel o a dónde tu consideres adecuado, pero està estrictamente prohibido fumarlo fuera del local o en la calle.

Los coffeshops están autorizados a vender 5 gramos por persona, no más (éste és el límite que uno puede transportar por la calle). También es importante saber que el consumo de tabaco normal (cigarrillos) está prohibido.

Las medidas de seguridad son bastante estrictas y en la entrada de éstos locales siempre hay una persona de seguridad que normalmente te va a pedir tu documentación, por lo que si vas con la intención de visitar algún coffe shop, asegurate de llevar contingo el pasaporte o el DNI.

Y tomando ese café surgió una de las sorpresas más gratas de esta escapada, conocer a Elad y Natham que estaban sentados en la mesa de al lado nuestra  😀 . Los cuatro coincidimos en lo fantástica que es esta ciudad, lo mucho que te engancha y lo bien que te acoge, haciéndote sentir uno más de ellos y lo que es mejor y admirable, arrastrándote a ser parte de su filosofía y vivirla haciéndola tuya y sintiéndola como si formara parte de tu forma de vida.

A raiz de esos momentos se creó una bonita amistad que espero que dure toda la vida…. ¡ Os echo de menos 🙁 !

La peor parte de viajar es despedirte de amigos que probablemente NUNCA volverás a ver

Tras el café aprovechamos para ir al hotel a descansar y tomar energías para la tarde, nos esperaba otra zona fantástica… La de los Museos, vamos, que te la cuento … 😛

MUSEUMPLEIN

Ámsterdam es una ciudad muy apreciada por los amantes del arte debido a sus numerosos museos, más de 50, algunos de los cuales son reconocidos internacionalmente.
Los museos más importantes de Ámsterdam, que hay que visitar obligatoriamente, se encuentran en el barrio de Museumplein y son el Rijksmuseum, el Museo Van Gogh.

Nada más llegar a esta zona lo primero que llama la atención son las famosas letras de I AMSTERDAM, una fotografía que hay que hacerse sí ó sí, aunque cueste la vida hacerse hueco entre tantas personas que tienen lógicamente la misma intención  🙄 .

Y justo a mi espalda…

RIJSMUSEUM

Es el Museo Nacional de Arte, donde el edificio es una maravilla por sí mismo. Es de finales del XIX (de 1885) y es obra del mismo arquitecto que diseñó la Estación Central, Petrus J.H. Cuypers, como siempre, con un cuidado fascinante por el detalle.

El edificio en su momento despertó las iras de los protestantes más ortodoxos  porque Cuypers era católico, y nunca entendieron que se le otorgara el “honor” de hacer uno de los edificios emblemáticos de la ciudad.

Incluso el mismísimo rey Guillermo III llegó a decir que jamás pondría el pie en semejante monasterio.

El edificio es además la gran puerta de entrada a la Explanada de los Museos. ¿Ves esos cuatro arcos centrales? En realidad son una vía pública. Son la entrada al pasadizo que lo atraviesa en su totalidad y que te deja en la Explanada, del otro lado. Los dos de los extremos son las calzadas para peatones y los dos centrales las de las bicicletas.

Desde allí y dando un grato paseo por una zona que desprende poderío por doquier, con casas exquisitas y avenidas amplias y más modernas de lo que hasta ahora habíamos visto, llego a una de las sorpresas que Amsterdam tiene reservada al visitante más curioso o que como es mi caso, simplemente, le gusta ver algo curioso y fuera de las guías oficiales de turismo de una ciudad…

En la mitad de la calle Roemer Visscherstraat, puedes contemplar 7 obras arquitectónicas de lo más curiosas: 7 casas construidas en 1894 cuyas fachadas hacen honor al estilo arquitectónico característico de 7 países dentro de la Europa del siglo XIX.

Este conjunto de casas conocidas como “Europa unida” o las “Casas de siete países” ofrece una preciosa imagen basada en contrastes de formas y colores, uniendo sobre la misma acera una casa romántica alemana, un palacio al estilo de Italia, un pequeño castillo francés del Loira, una villa española con pinceladas árabes o un bonito chalet inglés.

Desde el número 20 al número 32, y por orden, podrás ver reflejada la esencia de Alemania, Francia, España, Italia, Rusia, Holanda e Inglaterra… Yo barrí para casa y me detuve en la española  🙄

Y al llegar la noche, nos reunimos nuevamente con Elad y Natham para descubir …

 EL BARRIO ROJO que se  ilumina con luces de neón, siendo tan emblemático como atrayente. Donde todos vamos con esa humana curiosidad, como quien se cuela a hurtadillas, sin ser visto y se sorprende viendo a las chicas en los escaparates luciendo su palmito con total naturalidad, ejerciendo el oficio más antíguo del mundo, la prostitución, y no de una forma cualquiera, sino al estilo Amsterdam: con naturalidad, con una legislación que las protege y dándonos esa imagen de que allí todo vale si se hace de la forma adecuada.

Paseamos un rato, entre bares, chicas y turistas y puedo decir que no sentí ni preocupación ni temor. Para nada hay escándalo o tienes la sensación de inseguridad, al contrario, es una zona tremendamente segura.

Y con una cerveza, escuchando música y charlando entre amigos termina mi segundo día en Amsterdam

Para todos los que vayais deciros que está totalmente prohibido hacer fotografías a los escaparates.

DIA 3

Comienza el día igual que el anterior, con un buen desayuno en el hotel y con un buen objetivo… visitar el Barrio Jordan  😯 , sin duda uno de los barrios más encantadores de la ciudad.

Para ello nos encaminamos por la plaza Leidseplein y atravesamos nuevamente algunos canales. Nos tomamos el paseo con tranquilidad, sabiendo que eran nuestras últimas horas y queriendo disfrutarlas parándonos en cada rincón que nos llamara la atención o bien sentarnos en un banco para disfrutar viendo la ciudad fluir ante nuestros ojos, palpando su rutina diaria, viendo cómo las personas se desplazan para ir a sus trabajos o los peques van subidos en las bicis con sus padres camino de la guarde o el cole. Asomarnos a los canales viendo los barcos pasar, las bicis volar e incluso cómo filmaban una película  😯 .

Muchas veces cuando viajamos vamos tan absortos a ver los monumentos, a fotografiarnos junto alguna estatua o hacer colas para algún museo  que olvidamos, erróneamente, que lo mejor está en disfrutar viendo cómo la vida discurre a través de una ciudad, observarla desde la calma de un banco sin un reloj que nos marque la hora de entrada a alguna atracción turística.

A veces, lo mejor del viaje, es simplemente, observar, inspirar y guardar en la mente todas esas imágenes que nos pasan por delante y que nunca veremos en una revista de turismo. Eso, es lo que con el tiempo recordamos; las sensaciones que nos traemos de vuelta a casa y la sonrisa que nos surge cuando ya subidos en el avión vamos recordando todo aquello que acabamos de vivir y volvemos a sentir todo aquello que nos transmitió el lugar recién visitado … 🙄

BARRIO JORDAN

No cabe duda de que es uno de los barrios más bonitos de Amsterdam, para mi, el que más  😯 . Quizás sea por ese aire bohemio que transmite cuando lo paseas o porque tiene el canal, dicen, más bonito de la ciudad, el Brouwersgracht, también conocido como “de los cerveceros” (intentar verlo de noche).

Quizás sea porque mezcla muchas cosas, como tiendas de antigüedades, callejuelas super bonitas, jardines y unas cafeterías situadas al borde del canal que junto a sus casas flotantes te transportan a la Amsterdam más auténtica, esa que yo personalmente estaba deseando conocer.

El barrio de Jordaan es una especie de laberinto, con preciosos jardines entre preciosos edificios. Y caminando por él se llega a rincones significativos. Uno de ellos es el Homomonument, que fue inaugurado en 1987 como homenaje a los gays asesinados por los nazis y todos los que sufren algún tipo de opresión por su orientación sexual.

 

HISTORIA

Se trata inicialmente de un barrio obrero que durante el siglo XIX sufró un gran deterioro y empobrecimiento. Este deterioro se incrementó con la ocupación nazi, allá por 1940, cuando Holanda cayó en manos alemanas iniciándose la persecución del pueblo judío en el país.
La posterior expulsión de todo judío que ocupara algún cargo de relevancia derivó en revueltas estudiantiles y protestas en las calles. Todo acabó en el denominado February Strike (Huelga de Febrero) en la que, ya en 1941, los alemanes cercaron el barrio judío de la ciudad y, como respuesta, los comunistas holandeses comenzaron una huelga general que tuvo como centro de las revueltas gran parte del Jordaan. La huelga persistió durante dos días pero finalmente el ejercito nazi puso fin a las protestas a la fuerza y pudieron continuar con sus sórdidos planes… durante la ocupación nazi.

Quizás de esta época, la historia que más nos llega es la de  Ana Frank, una niña que, con su familia y otras cuatro personas, se ocultó en un elaborado escondite en su casa del Jordaan para evitar ser llevados a un campo de concentración. Durante dos años y medio consiguieron evitar a los alemanes, pero finalmente fueron descubiertos e, inevitablemente, trasladados a distintos campos.

Muy cerquita de esta zona se puede realizar la visita a la casa donde estuvo oculta

Ya en los años 80, las familias que lo ocupaban se mudaron a otras zonas de Amsterdan y el barrio  lo ocuparon en gran medida estudiantes y parejas jóvenes que cambiaron de forma radical el espíritu de esta zona, siendo así como se convirtió en la zona bohemia de la ciudad.

Una zona donde Rembrandt vivió hasta su fallecimiento en el 1655 y que está repleta de galerías de arte, restaurantes, tiendas y cafeterías muy cuquis al borde del canal que junto con las casa flotantes y la sombra de sus árboles dan un aire agradable al paseo e invita a quedarte mucho más tiempo del que a lo mejor dispones.

Aquí no se encuentran grandes monumentos ni grandes atracciones  pero su esencia y su fisonomía hacen que el tiempo pase volando mientras lo recorres.

El barrio Jordan es mágico, es como un pueblito en medio de la ciudad, un oasis de paz con casitas de cuento de hadas. Caminar por las calles de este barrio es muy relajante e inspirador.

 ¡Un ambiente chic bohemio que no os podéis perder!

No olvideis dejar un tiempo para degustar una frittes o pedirte un café con una ración de lappelgebak (tarta de manzana típica) en cualquiera de sus encantadores bares repartidos por los canales.


Una visita recomendada en el barrio Jordan es el Cheese Museum, sobre todo, para los que como yo, son unos ratones empedernidos. Aquí estuve en mi hábitat  😀  y junto a su encantador dueño, probé infinidad de variedades mezclados con unas salsas exquisitas.

Me contó el proceso de elaboración de algunos de ellos y me recomendó alguno en concreto. La degustación es gratuita y puedes probar todos los que desees y tanto como quieras.

Compré de dos variedades para traer a casa y regalar a la familia y desde luego guardo un simpático recuerdo del lugar y de este señor que me resultó super simpático y que muy agradablemente posó conmigo para la foto  😉 .

Y tras la visita al museo del queso sigo paseando por la zona, haciendo tiempo para ir al hotel y recoger la maleta para ya desplazarme al aeropuerto. Antes me paro a tomar un café en uno de los muchos canales, apuro ese ratito, sabiendo que estoy viviendo un momento inolvidable. Tomar algo allí, con esa vista, con esa sensación y en una ciudad tan maravillosa como es Amsterdam es sin duda alguna no sólo una recomendación que os hago a todos lo que paseis por aquí sino una experiencia que nunca olvadaré.

Me llevo de aquí su esencia, su filosofía que comparto y miles de vivencias, el sabor de ese café y la suerte de haber tenido la oportunidad de conocer un sitio tan especial, con tanta historia, tan auténtico y tan vital que es ya si duda uno de mis lugares en el mundo…

Hasta siempre Amsterdam, prometo volver ! 😆

Junio 2017

YOU MAY ALSO LIKE
2 comments on “AMSTERDAM. LA CIUDAD DE LA LIBERTAD
    1. Ha sido una escapada muy guapa Javi. Amsterdam nos ha encantado y es cierto que lo hemos pasado genial. Un beso y ya sabes, si no la conoces aún tienes que hacerlo porque te sorprenderá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *